Tratamiento y Rehabilitación de la parálisis cerebral infantil (PCI).

tratamiento

La parálisis cerebral infantil no tiene cura, su tratamiento consiste en ayudar al niño a ser lo más independiente posible, mejorando sus capacidades motoras y comunicacionales. No existe una terapia específica para cada caso, ya que todos varían en cada niño, sino que los tratamientos van enfocados a cada síntoma y necesidad que presenten, aptitudes que tiene conservadas, e irá cambiando a medida del crecimiento y desarrollo del niño, así como de su evolución con los tratamientos y rehabilitaciones que se estén realizando. Es recomendable comenzarlos apenas se tenga el diagnóstico, ya que mientras más pequeño sea el niño, mejores serán sus posibilidades de mejora. Se considera que debe ser temprano, individualizado, intensivo e interdisciplinar.

Fisioterapia o terapia física: Se debe iniciar inmediatamente después del diagnóstico. La fisioterapia estará centrada en mejorar la fuerza, elasticidad, el equilibrio, la flexibilidad y la coordinación, necesario para realizar actividades motoras básicas como caminar, sentarse, rodar, gatear o brincar. Uno de los enfoques principales de la fisioterapia en pacientes con PCI, consiste en prevenir el debilitamiento y deterioro muscular.



Terapia Ocupacional: Se encarga de guiar al niño a desarrollar habilidades para realizar actividades diarias (ocupaciones) y su participación en actividades sociales, de manera que puedan desenvolverse con autonomía. Un terapeuta ocupacional ayuda al niño a dominar las actividades básicas de la vida diaria, como comer, vestirse, utilizar el baño solo o escribir.

Logopedia: También conocida como fonoaudiología se dedica al diagnóstico, prevención y tratamiento de las alteraciones del habla y del lenguaje (hablado o escrito), constituye un medio importante para mejorar el aspecto comunicacional del niño, así como su capacidad para expresarse. La logopedia suele incluir las siguientes técnicas:


  1. Relajación total o de distintas zonas corporales.
  2. Ejercitación muscular del sistema bucofonatorio y órganos asociados.
  3. Impostación vocal, la cual consiste consiste en la “colocación” de la voz en las cuerdas vocales y en los resonadores o sistema de resonancia.

Medicación: Está indicada para aliviar algunos de los síntomas asociados con la parálisis cerebral, como las convulsiones o epilepsia, dolores, también se ha observado el uso de inyecciones de alcohol en el músculo para reducir la espasticidad. El uso de medicamentos debe ser exclusivo bajo indicación médica.

Cirugía: Es utilizada comúnmente para corregir deformidades. Uno de las principales terapias son los procedimientos ortopédicos que ayudan a mejorar el tono muscular y reestablecer la estructura normal de alguna extremidad afectada, también en casos de parálisis cerebral infantil se realizan procedimientos como la cirugía de alargamiento de músculos, recomendada en casos de contracturas graves, procedimientos neuroquirúrgicos como la rizotomía dorsal selectiva, una técnica quirúrgica utilizada para disminuir la espasticidad de los músculos y la bomba de baclofeno intratecal.

Tratamiento Psicológico: Mejora la conducta y emocionales en niños con parálisis cerebral y mejorar hábitos pobres. Así como ayudar a los familiares a manejar situaciones como estrés y las demandas de atención especiales que requiere el niño.

Dispositivos ortóticos y ortopédicos: Los dispositivos ortóticos - como aparatos y férulas - usan la fuerza externa para corregir las anormalidades musculares. Los dispositivos ortopédicos son indicados para ayudar la mejoría progresiva de las extremidades afectadas, o cómo soporte para ayudar en algunas funciones como caminar o mantenerse sentado. Se puede incluir el uso de audífonos para mejorar la audición.

Terapias alternativas:

Musicoterapia: La Asociación Internacional de Musicoterapia la define cómo “la utilización de la música y/o de sus elementos (sonido, ritmo, melodí­a y armoní­a) por un Musicoterapeuta calificado, con un paciente o grupo, en un proceso destinado a facilitar y promover comunicación, aprendizaje, movilización, expresión, organización u otros objetivos terapéuticos relevantes, a fin de asistir a las necesidades fí­sicas, psí­quicas, sociales y cognitivas.

La Musicoterapia busca descubrir potenciales y restituir funciones del individuo para que alcance una mejor organización intra y/o interpersonal y, consecuentemente, una mejor calidad de vida. A través de la prevención y rehabilitación en un tratamiento.”

Hipoterapia: Es una terapia con caballos en donde se busca aprovechar sus movimientos para estimular los músculos y articulaciones del niño. Además, el contacto con el caballo, aporta facetas terapéuticas a niveles cognitivos, comunicativos y de personalidad.



Hidroterapia: Sus efectos terapéuticos se basan en las propiedades físicas del agua, que aportar energía mecánica o térmica a la superficie corporal, y mediante los principios físicos derivados de la inmersión (flotabilidad, viscosidad). Se considera una técnica muy efectiva ya que les permite realizar movimientos difíciles en circunstancias normales, los ayuda a mejorar la coordinación, el equilibrio, así como también a mejorar la elasticidad de los músculos y la fuerza muscular. Esta terapia se torna agradable y placentera para el niño, ya que se ve como algo divertido, mejorando también aspectos psicológicos y sociales.

Estimulación eléctrica terapéutica: también llamada estimulación eléctrica neuromuscular (NES, siglas en inglés), pulsa electricidad a los nervios motores para estimular la contracción en grupos musculares escogidos. Estudios han demostrado que ayuda a aumentar el rango de movimiento y la fuerza muscular.

Terapia de oxigenación hiperbárica: Algunos niños tienen parálisis cerebral como resultado del daño cerebral por la privación de oxígeno. Quienes proponen la terapia de oxigenación hiperbárica consideran que los tejidos cerebrales alrededor del área dañada pueden "despertarse" forzando altas concentraciones de oxígeno en el cuerpo bajo más presión que la atmosférica.

Se recomienda llevar al niño a escuelas regulares, a menos que las discapacidades físicas o el desarrollo mental lo imposibiliten. La educación o adiestramiento especial puede ayudar, asistir a consulta médica con oftalmólogos para su correspondiente evaluación y asignación de lentes o gafas para mejorar la visión en caso de ser necesario. Un factor determinante en la rehabilitación del niño con parálisis cerebral, so n los cuidados en el hogar, la atención por parte de la familia, ya que el niño requerirá de ayuda especial en muchos ámbitos, se requiere de una disposición y compromiso total por parte de los padres o familiar a cargo, para atender las necesidades del niño, como mantener una buena alimentación, realizar las medidas necesarias para que el niño pueda desenvolverse con facilidad, revisión continua de la evolución del niño, cumplimiento de las terapias asignadas, cuidado personal y por sobretodo apoyo en el aspecto psicosocial.