Síntomas y problemas de salud asociados a la parálisis cerebral infantil.

sintomas

La parálisis cerebral infantil (PCI) no es de carácter hereditario, su manifestación, varía a lo largo del desarrollo o crecimiento del niño, aunque no es progresiva por lo que sus síntomas no suelen empeorar, pueden variar de un niño a otro, desde síntomas poco visibles a incapacidad motora general. Entre los síntomas de la PCI se incluyen:

- Músculos rígidos o muy flojos, dependerá del tipo o tipos de PCI que presente.

- Problemas con el equilibrio.

- Dificultad para caminar.

- Problemas con el equilibrio.

- Movimientos involuntarios y bruscos que pueden ser repetitivos.

- Alteración en el control postural y déficit en la coordinación.

- Dificultad para el habla, presentan problemas para hablar claramente o en algunos casos no poder comunicarse del todo. Esto es porque la parálisis cerebral afecta los músculos que se usan para producir el habla (la lengua, garganta, pulmones, etc.) esto se conoce como disartria. El habla de estos niños puede ser lenta y confusa.

- Problemas visuales, es común presentar la pérdida del campo visual, de la acuosidad del ojo, problemas de movimiento ocular y o problemas de procesamiento. Estas anormalidades a menudo resultan en problemas de concentración visual o problemas para coordinar los ojos, pueden llegar a desarrollar estrabismo.

- Problemas de aprendizaje.

- Estreñimiento, esto ocurre ya que la PCI afectas zonas que controlan los músculos abdominales.

- Babeo, resultado de los problemas con la deglución, tales como la dificultad de coordinación o mínima frecuencia de tragar.

- Convulsiones y epilepsia.

- Temblores.

- Dificultad para realizar movimientos precisos, como la escritura.

- Acortamiento de los músculos, produciendo deformidades.

- Reflujo gastroesofágico.

- Dolores en diversas partes del cuerpo y abarcan intensidades muy diferentes, desde leves a graves.