Pronóstico y expectativas de vida.

sintomas

Es un aspecto complicado debido a que la parálisis cerebral infantil se presenta con múltiples factores, su severidad y complicaciones variara en cada niño, se considera que la determinación de un pronóstico puede ser un poco más específica a partir de los dos años de vida, donde está más desarrollado el sistema nervioso, y donde se puede observar con mayor claridad el comportamiento del niño así como su desarrollo físico y movilidad.

El diagnóstico y pronóstico de la parálisis cerebral infantil, comprende un proceso multifacético, que implica tiempo y un gran compromiso del grupo familiar del niño. Según Santucci (1998) La evolución psicosocial del niño con parálisis cerebral se deben cumplir los siguientes pasos:


  1. Registro de datos correspondientes al paciente y a su medio familiar para la historia clínica.
  2. Examen individual de cada profesional de la medicina necesario y diagnóstico presuntivo.
  3. Diagnóstico definitivo, pronóstico y tratamiento elaborado en equipo.

Teniendo en cuenta que depende del nivel de afección que genere la PCI, se pueden desarrollar algunas expectativas de vida para el niño, la cual entre más severos sean los síntomas se verá disminuida, especialmente de la parálisis cerebral limita funciones básicas como la deglución y la respiración.

La PCI es un trastorno de por vida que requiere cuidado a largo plazo, si el niño afectado puede caminar o realizar funciones con cierta independencia, su expectativa de vida será más larga, pudiendo desarrollar una vida adulta normal, sobre todo si se somete a las terapias físicas o cirugías en caso de ser necesario, sin embargo a pesar de la gravedad con que se presente un factor determinante será la determinación de la familia y el compromiso en el cuidado, tratamiento y terapias del niño con PCI, ya que de esto dependerá la mejora de algunas condiciones o la atención de las necesidades del niño con incapacidades motoras totales.

Según estudios, si presenta síntomas severos puede alcanzar los 30 años de edad, un niño con una parálisis cerebral moderada o con un tratamiento agresivo y bien llevado tiene una expectativa de vida de entre 60 y 80 años.

Conoce los desafíos que impone esta condición y las alternativas para hacer que la vida del niño sea productiva y activa tanto física como mentalmente. Apoya 100% a tu hijo, aplaude sus logres sin importar lo pequeños que sean, ayúdalo a establecer metas y a disfrutar cada momento.